25 maneras de ganarse a la gente (Parte II de III)

9.   Déles el mérito a los demás
Cuando reconocemos el esfuerzo de los demás los haremos sentir tan valiosos como si fueran un millón de dólares. “Recompense a sus empleados mientras el sudor todavía se les ve en las cejas”. Ese es el mejor momento para reconocer el mérito de los demás; cuando la cantidad de trabajo y sacrificio realizado todavía está reciente en sus mentes. ¿Por qué esperar?
Aún mejor; póngalo por escrito. Cuando se le da el mérito a las personas de manera verbal, se les está animando por un momento. Cuando se hace por escrito, se les está animando para toda la vida. Muy adentro de nosotros, todos queremos marcar una diferencia y de vez en cuando necesitamos algo de ánimo. Nunca subestime el impacto que un artículo, una nota pública o personal puede lograr. Lo que le toma a usted tan sólo unos minutos en escribir puede ser algo que inspire a otra persona por décadas. Pero trate siempre de ser sincero, sino las personas se sentirán engañadas.
10.  Dé lo mejor de usted
Generalmente, las personas que son importantes son aquellas que lo hacen sentir importante. Nosotros valoramos instintivamente a las personas que nos valoran. Si usted quiere ser importante para otros, déles importancia. La manera más efectiva de hacerlo es dar lo mejor de sí. Recuerde:
  • Cualquier persona puede ser importante para mí.
  • Cualquier cosa que hagamos puede ser importante.
  • Usted puede ser importante para todos.
11.   Comparta un secreto con alguien
Compartir un secreto con alguien es en realidad cuestión de dos cosas: conocer el contexto de una situación y desear edificar a la otra persona. Mantenga en mente que:
  • Compartir un secreto significa dar información valiosa.
  • Compartir un secreto hace que las personas se sientan especiales.
  • Compartir un secreto hace que los demás se sientan incluidos en su experiencia.
12.   Extraiga el oro de las buenas intenciones
En general uno obtiene lo que espera de los demás. Para obtener lo mejor de las personas trate de seguir estos consejos:
  • Piense bien de las personas.
  • Mire las cosas desde la perspectiva de las personas.
  • Conceda a las personas el beneficio de la duda.
  • Recuerde lo bueno de ellos y no lo malo.
13.   Quite su mirada del espejo
Si usted se enfoca en los demás, se esfuerza por darles lo que ellos necesitan, entonces quitará su mirada del espejo y esa es una forma maravillosa de ganarse a las personas.
Enfocarse en las personas le puede dar energía y una sensación de propósito y complacencia.
14.   Haga por los demás lo que ellos no pueden hacer por sí mismos
Sin importar qué tanto o qué tan poco  tenga, usted tiene la capacidad para hacer por los demás lo que ellos no pueden hacer por sí mismos. La forma exacta de hacerlo dependerá de sus dones personales, sus recursos y su historia. Por ejemplo:
  • Presente a otros a personas que no podrían conocer por sus propios medios: no tiene que ser alguien famoso; a lo mejor un conocido o amigo puede ampliar sus conexiones. Sea el puente entre ellos.
  • Lleve a las personas a lugares donde ellos no podrían ir por sí mismos: es probable que usted tenga la capacidad de darle a alguien una experiencia que parezca inaccesible para él.
  • Ofrezca a los demás oportunidades que ellos no pueden alcanzar por sí mismos: pocas cosas sin más valiosas que una persona preparada para una oportunidad. ¿Por qué? Porque las oportunidades aumentan nuestro potencial.
  • Comparta ideas con aquellos que no poseen las suyas propias: las ideas son las que mueven el mundo. Por eso cuando usted le da a alguien una idea, le está dando un gran regalo. Entre más disfrute las ideas, más saldrán de su cabeza. La creatividad y la generosidad se alimentan mutuamente
La “teoría de la autodeterminación” ha demostrado que apoyar las metas de otras personas cimenta la relación, ya que finalmente usted les está ayudando a alinearse consigo mismos.
15.   Escuche con el corazón
Woodrow Wilson decía “El oído del líder tiene que vibrar con las voces de la gente”. Enfóquese en las personas, no solo en las ideas que expresan.
  • Destape sus oídos: aléjese de esas barreras potenciales que son las distracciones, la actitud defensiva, la mente cerrada, la proyección, las suposiciones y el orgullo.
  • Escuche con dinamismo: no oiga con pasividad, escuche con acción.
  • Escuche para poder entender: la causa fundamental de casi todos los problemas de comunicación es que la gente casi nunca escucha para poder entender, sino que escucha para poder contestar.
  • Olvídese de dar su opinión y utilice su energía para comprender la posición de la otra persona. Pregúntese cómo puede comprender mejor lo esta persona está sintiendo y diciendo.
16.   Encuentre la llave que abre los corazones de los demás
Peter Drucker expresó que “Dirigir a las personas es como dirigir una orquesta. Hay muchos músicos e instrumentos diferentes que el director debe conocer a fondo”.
  • Acepte el hecho de que la gente es diferente: no caiga en la trampa de creer que todos deben ser como usted.
  • Encuentre las llaves a los corazones de los demás haciendo preguntas: averigüe cuáles son sus sueños, qué los hace llorar, qué los hace cantar, cuáles son sus valores, cuáles son sus áreas fuertes y cuál es su temperamento.
  • Establezca puntos en común los buenos líderes, los comunicadores y las personas carismáticas siempre encuentran algo en común con las personas con las que hablan.
  • Acepte que, con el tiempo, la gente cambia: aunque se sintonice con el corazón de las personas, recuerde que esto no es suficiente. El tiempo cambia todas las cosas, hasta el corazón humano.
  • Mantenga una conversación continua con los demás, comuníquese a nivel emocional.
  • Esté atento a los indicadores de cambio en la vida de una persona: etapas  de sufrimiento, aprendizaje y capacitación.
Una vez que haya encontrado  la llave, debe actuar con integridad, porque esa persona le ha confiado algo de gran valor.



Comentarios

Entradas populares