lunes, 9 de octubre de 2017

5 factores esenciales para una presentación efectiva



¿No les ha pasado que reciben una invitación para presenciar una presentación o conferencia que tratará de un tema de su interés y ustedes se emocionan tanto, elevan sus expectativas y hacen el esfuerzo por asistir sólo para descubrir que todo fue tan aburrido y vacío que el público no se llevó nada? Sea cual sea la causa, en esos casos, como audiencia me siento defraudada, ya que no sólo desperdicié tiempo valioso de mi vida (a veces hasta dinero) y además, perdí credibilidad en quien me hizo la invitación y quien dio la ponencia porque no me entregaron lo que me ofrecieron. 

Mucha gente les dirá que el problema con las presentaciones es que los expositores no saben usar métodos dinámicos y novedosos, que la herramienta usada para presentar es la más básica e inflexible y que por eso no funcionó. Pues bien, el problema con las presentaciones ineficaces no reside exclusivamente en el mal uso de PowerPoint, en la falta de creatividad o en el método magistral. El problema con las malas presentaciones es que carecen de planificación y propósito, y eso –aunque usted no lo crea- construye la base para crear un gran muro de incomunicación e inefectividad. Para evitar caer en esa pérdida de sentido y tiempo, -y muchas veces de reputación también-, acá compartimos los cinco factores esenciales para crear presentaciones efectivas según expertos internacionales como Nancy Duarte y Chris Anderson. 

• Factor 1: La audiencia – conózcala y establezca empatía 

El éxito de su presentación inicia en el momento en que usted acepta darla. Por ello una de las primeras cosas que debe hacer es preguntar quién será su público, qué tanto conoce acerca del tema y dónde se encontrarán. Analice las características principales de quienes le escucharán y sepa qué es lo que su audiencia quiere saber, qué es lo que necesita saber y qué es lo que usted puede darle a conocer. 


• Factor 2: El propósito – sea relevante  

Defina claramente cuáles son las expectativas de los asistentes y cuál es el valor o aporte que usted puede otorgarle a través de de su presentación. Tenga claro si lo que debe hacer es informar, explicar, narrar, educar, conectar, persuadir, motivar o simplemente entretener. Sepa por qué está al frente y mantenga el enfoque. 

• Factor 3: El mensaje Parte A – tenga claro qué dirá 

Enfóquese en la idea principal y estructure de forma adecuada a su mensaje. ¿Qué desea transmitir y por qué? ¿Cuál será el material o información de respaldo que sustentará su idea? Ordene el contenido en una historia clara con introducción, desarrollo, desenlace y conclusiones. Deseche lo que no sea estrictamente necesario para presentar este tema. Esto le ayudará a atraer la atención del público y a facilitar su comprensión. 

Factor 4: El mensaje Parte B – tenga claro cómo lo dirá  

Seleccione el medio correcto para su mensaje. Esto abarca decidir si el formato es presencial u online, qué tipo de plataforma usará, si se apoyará en soporte visual o simplemente oral. Considere aspectos como la duración estimada y la línea gráfica. Recuerde que todo comunica y estos detalles marcarán la diferencia en cuanto a concentración tanto para su audiencia como para usted. 

• Factor 5: La entrega – prepárese y enamórelos con su estilo  

Antes de dar su presentación, familiarícese con el lugar desde donde hablará, conozca cómo manejar el espacio, la luz, la proyección de la voz y el sonido. Si su presentación es vía web, comprenda cómo usar el sistema asignado. Prevea todos los requerimientos necesarios y anticipe posibles problemas y preguntas, planifique cómo puede hacer que las cosas se resuelvan y cómo desenvolverse naturalmente. Sea auténtico y demuéstrele al público que está ahí por una buena razón.  

Ser relevante no se logra de la noche a la mañana, pero una planificación detallada será la mejor herramienta para alcanzar claridad, efectividad y mayor alcance.  


miércoles, 4 de octubre de 2017

Cómo impulsar tu carrera sin esfuerzo

21 maneras para convertirte en un profesional en lo que hagás



No importa si estamos empezando nuestra vida laboral, o si estamos iniciando en un trabajo nuevo, o si ya tenemos tiempo en una misma posición dentro de nuestra empresa, una de las interrogantes más grandes que siempre tenemos es cómo logramos impulsar nuestra carrera, cómo hacemos para ser mejores profesionales y ganar más respeto de nuestros pares y superiores.

A veces esta pregunta nace porque queremos escalar alguna posición, otras porque queremos afianzarnos en nuestro campo, pero independientemente del origen o de la etapa en que nos encontremos, siempre hay oportunidad para ser mejores en lo que hagamos. Sin embargo, además de la voluntad y motivación que tengamos, uno de los primeros pasos que debemos tomar es ser conscientes de que esa mejoría debe ser aplicable frente a nosotros mismos; es una maratón uno a uno donde el compromiso debe ser la constante que nos lleve hacia nuestra meta.

Ahora existe mucha información y recursos para transformarnos y convertirnos en mejores versiones de nosotros mismos, pero más allá de los consejos técnicos, hoy quiero compartir algunos tips que pueden sonar simples pero que no son tan sencillos de aplicar como parecen. Aún así, cada uno de estos consejos puede determinar un universo de nuevas oportunidades si logramos incorporarlos diariamente.
  1. Tratá a todos con dignidad y respeto
  2. Sé puntual + Respetá el tiempo de los demás y el de tu trabajo.
  3. Sé ético + Hacé siempre lo correcto, aún cuando sea difícil + Actuá profesionalmente
  4. Sé apasionado + Mantené la energía y el entusiasmo
  5. Creé en vos, en tus capacidades y en lo que hacés + Practicá la autopromoción
  6. Mantené un adecuado lenguaje corporal + Comunicate abiertamente
  7. Viví con una actitud optimista + Mirá siempre el lado positivo
  8. Mantené la compostura y la actitud positiva ante cualquier crisis
  9. Cumplí el compromiso + Hacé tu mejor esfuerzo
  10. Mantené una mente abierta
  11. Fijá expectativas que te desafíen + Pedí más responsabilidades
  12. Da la milla extra + Esforzáte + Sacá la tarea
  13. Enfocate en resolver los problemas, no en quejarte de ellos + Buscá y demostrá resultados
  14. Pedí ayuda + Ayudá a otros + Sé parte del equipo
  15. Dejate coachear + Buscá relaciones de mentoring
  16. Mantené a tu jefe a la vista + Desarrollá una relación con él
  17. Aceptá las críticas constructivas + Pedí realimentación a tus superiores
  18. Mantenete organizado + Priorizá la eficiencia + Mantenete en control
  19. Preparate; equípate
  20. Cultivá el hambre por aprender, adquirí conocimientos y habilidades nuevos
  21. Conocé tus recursos + Desarrollá buenas relaciones + Construí tu red + Creá tus oportunidades

Ser bueno, realmente bueno, requiere conocimiento y experiencia, pero sobre todo, para tener conocimiento y experiencia hay que dar pasitos firmes con convicción.

viernes, 4 de agosto de 2017

41 insights transformadores de “El Universo de lo Sencillo”

O cómo descubrir el apasionamiento y la visión constantemente

Foto tomada de la pàgina de Facebook https://www.facebook.com/eluniversodelosencillo/

A pesar de que soy una lectora empedernida, “empatinada” desde hace años con el tema de liderazgo personal, pocas veces me gusta tanto un libro al nivel de considerarlo indispensable para mi crecimiento y reinvención personal. Pocos autores llegan a decir cosas novedosas o apasionantes relamente, en un tono real y tan cercano que sentís que es tu mejor amigo quien te lo señala. Eso es lo que me pasó con este librazo de Pablo Arribas. Y entre tantas ideas claras y poderosas, destaco las siguientes porque me han marcado de forma particular:
  1. Si no sabes argumentar una creencia, esa creencia no es tuya.
  2. Una creencia es una idea que vivimos con certeza.
  3. La grandeza no está en ser el centro de los focos, sino en ser el foco que alumbra.
  4. Quién no tiene intereses jamás será interesante.
  5. La gente apasionada duerme poco. Todo amante o madruga o trasnocha.
  6. Eres lo que amas.
  7. La libertad es evitar que tu pasado prediga tu futuro.
  8. Para aprender a decir NO, debes saber a qué quieres decir SÍ.
  9. En el universo de la dignidad, la soledad es el refugio de las personas exigentes.
  10. Ser tú mismo es una misión que no requiere permiso.
  11. ¿De qué sirve que llegues a la cima si eliges la montaña equivocada?
  12. Compromiso es ir paso a paso, pase lo que pase, y le pese a quien le pese.
  13. La edad no se mide en años, se mide en grados de apasionamiento.
  14. No digas hoy “empezaré mañana”, di mañana “empecé ayer”.
  15. La maestría es hacer con destreza lo que otros perciben como magia.
  16. Lo que nos iguala a todos es el tiempo; lo que nos diferencia es lo que hacemos con él.
  17. De nada sirve que alimentemos nuestro estómago si nos olvidamos de alimentar nuestra pasión.
  18. Pasión y esfuerzo no son contrarios, al igual que comodidad y felicidad no son sinónimos.
  19. Cada actividad de nuestra vida es una oportunidad de entrenamiento que configura nuestro carácter.
  20. Nunca te castigues si haz naufragado, felicítate por ser un superviviente.
  21. El mundo es demasiado grande para perder la capacidad de asombro.
  22. Uno no ve un diamante y sigue caminando.
  23. No esperes a que ocurran las cosas, haz que las cosas ocurran.
  24. El miedo es inversamente proporcional a la implicación en la acción: a mayor implicación, menor miedo.
  25. A un trapecista no se le pregunta si alguna vez se ha roto un hueso, sino cuántos.
  26. No hay camino a la felicidad, ni la felicidad es el camino. La felicidad es caminar.
  27. Comprometerse no significa hacer un pacto irrevocable con el futuro, sino dar lo mejor de nosotros en cada presente.
  28. Tratar de estar en todos lados es la mejor forma de no estar en ningún sitio.
  29. Las cosas más valiosas no se encuentran, se construyen.
  30. Los verdaderos equipos se descubren en los momentos de adversidad.
  31. La puntualidad no es solo llegar a la hora, es también marcharse a tiempo.
  32. Tu mejor currículum es tu personalidad.
  33. Siente más, piensa menos.
  34. Déjate sorprender, atrévete a probar y decide después.
  35. La seguridad es, en muchas casos, solo una idea creada por nuestra mente. Más una sensación que una certeza.
  36. No somos resultado, somos recorrido.
  37. Es muy difícil encontrar un valiente con el traje impoluto.
  38. Lo contrario del éxito no es el fracaso, es no intentarlo.
  39. La victoria es una consecuencia de algo que no está en nuestra manos de algo que sí lo está: el esfuerzo, el empeño y el corazón.
  40. Cualquier cosa vale para quien no sabe lo que quiere.
  41. Tu vida es tan grande como las personas que colocas a tu lado.
Si querés más info con respecto a este libro o su autor, podés visitar su sitio web.




GuardarGuardar
GuardarGuardar

domingo, 30 de julio de 2017

10 conceptos paradójicos que dominan las discusiones nacionales en la actualidad

(aplica para todos los frentes/bandos/creencias/etc.)
  1. #Tolerancia: lo que muchos piden pero no saben dar.
  2. #Respeto: lo que todos exigen pero pocos viven.
  3. #Diversidad: lo que todos dicen querer aún cuando quieren obligar a que todos piensen igual.
  4. #Generalización: lo que todos evitan pero en lo que se cae cada vez que se emite una opinión, especialmente en redes.
  5. #Discriminación: lo que surge como resultado de la generalización.
  6. #Alienación: lo que muchos sentimos por causa de un mainstream que no compartimos, aún cuando lo respetamos.
  7. #Opinión: lo que no se puede tener o expresar porque a pesar de que cada quien "puede creer en lo que quiera" y apoyarse en los datos que considere necesarios, si no se concuerda con el punto de vista de otros se es "ignorante".
  8. #Educación: lo que todos queremos pero encargamos a otros que hagan desde tiempos inmemoriales (con poca rendición de cuentas).
  9. #Religión: fe y creencias espirituales que algunos fanáticos tergiversan, politizan y mal practican y por cuya culpa sus detractores etiquetan a todos quienes la profesan.
  10. #Información: lo que unos manipulan para comunicar y lo que otros ignoran para seguir en la inconsciencia.




miércoles, 5 de abril de 2017

Storytelling en relaciones públicas: Cuando la comunicación se traduce en conexión efectiva

Publicado originalmente en el blog de CCK Centroamérica el 30 de marzo de 2017


Antes de explicar en qué consiste el storytelling, por favor piense un minuto en lo siguiente: ¿Cuál es su película favorita? ¿Por qué es de su agrado? ¿Qué la hace única o diferente según su propia percepción? ¿Se identifica con el protagonista? ¿Por qué le atrae la trama? Ahora piense que ve la foto de Phan Thị Kim Phúc (“la niña del napalm”), la niña vietnamita de apenas nueve años que en 1972 fue gravemente quemada, y corrió fuera de la población quitándose los restos de su ropa en llamas. ¿Qué le transmite esa imagen?

Las historias o narraciones se han compartido en todas las culturas como medio para entretener, educar, mantener la cultura o inculcar un sistema de valores morales. No obstante, hoy más que nunca, en un mundo bombardeado y saturado de información y donde se nos dificulta poner atención a lo que es realmente relevante, la narración de historias -textuales o visuales- se mantiene vigente y se confirma como la manera más clara, natural e inmediata de crear relaciones funcionales y efectivas.

No cabe duda de que la mejor manera de transmitir una idea es contar una historia, porque nos conecta, nos vincula, nos hace parte de ella. Cuando dos o más personas comparten creencias comunes y se conectan a partir de ellas, el resultado es la comunicación más humana, transparente y relacional que pueda suceder. Por ello, emplear las técnicas de narración de historias es un camino mucho más atractivo y efectivo que centrarse solamente en datos y estadísticas: los datos definitivamente son importantes, pero presentados llanamente pueden ser aburridos y pasar desapercibidos, mientras que las historias nos emocionan, nos hacen reír, llorar y, sí, también comprar. Y es aquí donde precisamente el storytelling asume un papel relevante en la práctica de las relaciones públicas.

Nuestro propósito como comunicadores se centra en la creación de conexiones genuinas entre las organizaciones y sus audiencias para derivar en funciones o resultados de mutuo beneficio. Crear esa relación no es fácil; primero debemos descubrir cuál es esa verdad humana en la cual convergen organización y audiencia — empleados, socios, accionistas o clientes- y a partir de la cual surgen y se comparten emociones. Luego, debemos invertir algunas horas en la construcción de mensajes que resuenen emocionalmente con la audiencia. Este denominador emocional común también es conocido como empatía, y la empatía bien lograda genera confianza, influencia y fidelidad; en una palabra: relaciones.

Las historias bien narradas son ilustrativas, se recuerdan con facilidad y permiten crear profundas conexiones y experiencias personales con los clientes. La ciencia está en atraer al público y despertar su interés y curiosidad, involucrándolo en el relato e incluso convirtiéndolo en protagonista del conflicto o del desenlace. Una vez que se haya identificado con la historia y sus personajes, la comprensión del mensaje central será fluida, muy posiblemente genere un comportamiento o vínculo deseado, y construirá una reputación más sólida, inspiradora y expandida.

Si aún no se siente cómodo con integrar la narración en sus tácticas de comunicación le invito a recordar el mejor chiste que le hayan contado en su vida o el cuento que más le emocionaba escuchar cuando niño. ¿Recuerda la moraleja aprendida y las sensaciones que tuvo al escucharlos? Si decide aplicar el storytelling en las estrategias de comunicación de su organización podría lograr un impacto así de fuerte, efectivo y duradero.



A nivel de animación de historias, PIXAR se ha catapultado como el gran realizador no sólo técnicamente, sino también en cuanto a argumentos, moralejas y relacionamiento con la audiencia


domingo, 26 de marzo de 2017

6 cosas que aprendí cuando creí saberlo todo sobre mí


Escarmientos que se aprenden a la fuerza cuando el corazón ocupa tiempo para entender lo que la razón ya sabe

Chocar contra pared no es fácil. Venimos con impulso, con supuesta dirección y de pronto nos topamos un muro inesperado que nos detiene y nos impacta, nos causa rasguños -o quebraduras, todo depende del golpe- y nos hace analizar si la ruta que traíamos era la correcta, si usamos el mapa o las direcciones adecuadas, o si solo nos encontramos frente a un accidente.
Pues bien, ayer tuve esa experiencia otra vez en mi vida, pero aunque casi indolora e instantánea, fue demasiado aleccionadora. En resumen, tuve seis lecciones de vida en una hora:
  1. El orgullo puede jugar diferentes papeles en la vida: puede llenarnos de dignidad en momentos de humillación, de satisfacción por logros alcanzados, de aire y prepotencia cuando nos vemos amenazados, o bien, puede darnos un consejo realmente inesperado, como cuando te hace darte cuenta de que te metiste en el lugar equivocado y no podés quedarte ahí porque significaría retroceder.
  2. A menudo hablamos de cerrar capítulos en la vida, pero es probable que algunos tan solo deban abandonarse. A menudo quedamos enganchados de pasiones y motivaciones intensas, que aún al día de hoy pueden estremecernos fuertemente, pero el hecho de que se mantengan vivas de alguna manera no quiere decir que deban merecer nuestra atención total o desviarnos de lo que hoy somos y tenemos. Hay que reconocer su energía, pero canalizar su trascendencia.
  3. Tan importante es saber lo que no se quiere en la vida, como aceptar donde estamos. Negar lo evidente es como tapar el sol con un dedo. Estamos donde estamos porque hemos hecho cosas y tomado decisiones que así lo han determinado. Y hay que reconocer que aceptarlo también requiere valentía. No porque el mundo nos bombardee con la ilusión de que hay que dedicarnos a lo que nos apasiona hay que tirarse de cabeza y hacerlo. Es más valiente, práctico, real e inteligente transferir nuestra pasión a aquello que hacemos.
  4. Las crisis existenciales son recurrentes -y necesarias-. En ocasiones toman semanas, en otras horas, o incluso tan solo algunos momentos, pero las reconoceremos por la confrontación de posiciones y creencias que nos causan un golpe en el pecho. En cualquier caso, lo importante es asumirlas, enfrentarlas y tomar una decisión al respecto. Esos serán los momentos que marquen nuestra madurez y crecimiento.
  5. Dedicar un tiempo a la introspección es tan indispensable para existir como hidratarse. No requiere grandes inversiones de tiempo o desplazamientos a la playa o a la montaña (aunque esto claro que ayuda). pero tan solo dedicarse unas horas a conciencia, individualmente, reflexionando sobre nuestro propósito personal y lo que nos hace individuos completos nos da la ignición y dirección necesaria para continuar nuestro camino.
  6. Así como no debemos comparar nuestro capítulo 3 frente al número 20 de otra persona, tampoco debemos apresurarnos por crear demasiados capítulos en nuestra trama. Cada quien tiene su historia y cada historia tiene su tiempo. No por correr mucho llegaremos antes. La vida tiene su manera de darnos lo que ocupamos y lo que merecemos, sin importar lo que hagan los demás.

Y al final del día la lección principal es que el corazón es terco, muy terco, y por eso necesita algunos empujones para entender lo que la intuición y la razón ya saben, aún cuando se lo han dicho miles de veces.



sábado, 18 de marzo de 2017

25 años después: Las moralejas vigentes de la Bella y la Bestia






De niños nos ilusiona su fantasía; de adultos comprendemos que hay mucho más tras esa narrativa


Trailer oficial de la versión 2017 de La Bella y la Bestia


Poco más de una hora después de salir del cine, aún empachada por las palomitas y la gaseosa, sigo fascinada con la actuación de Emma Watson, la cautivadora humanidad de la Bestia, y la capacidad de Disney de regresarme en cuerpo y alma al momento en que tenía 10 años y entendí que el cine y la literatura serían dos de mis pasiones en la vida. Incluso, no dejo de pensar en lo espectacularmente maravillosa que es esta adaptación en términos cinematográficos, una versión que me encanta aún más que la original y que ingresa sin duda en mi Top 10 de pelis inevitables.
Pero no me voy a dedicar a hacer una crítica, ni a lanzar spoilers, ni a mencionar lo que me parece bueno o malo. Para eso cada uno de ustedes tendrá tiempo de verla y sacar sus conclusiones. Lo que quiero es compartir una lectura ahora que es más fácil verla con realismo y con un poco más de sensatez que cuando la descubrimos hace dos décadas y media y solo pensábamos que era lindiiiiiiiisima y cautivadora, una lectura a partir de moralejas que no perderán vigencia en el corto plazo.

  1. Ser una persona apegada a sus convicciones y actuar consecuentemente requiere valentía y fortaleza. a) En primer lugar y en un plano muy sencillo, Bella es intelectualmente fuerte y desafiante para sus pares, no cae en los juegos de los demás ni se deja intimidar por Gastón o Bestia. Ni hablemos de que ser una persona culta en una villa provincial ya es tremendo desafío para el pueblo (tal y como hoy es un reto conocer, analizar e informarse con veracidad de un poco de todo cuando las redes sociales nos recetan entretenimiento y negativismo). b) En segundo lugar y en un plano más ético, para Bella sería muy fácil haber seguido con su vida y dejar a su padre en el calabozo -ya él había vivido su vida por así decirlo-, o haber dejado a Bestia moribundo en la nieve, pero tomó las decisiones más difíciles, sacrificando su seguridad con tal de que alguien más estuviera mejor.
  2. Humanidad no es sólo ser vulnerable, también es comprender al otro y su historia. A) Bella, en su fragilidad humana, podría nunca haber entendido la irrealidad de un castillo encantado y sus habitantes, menos la actitud altanera de Bestia, pero su curiosidad la llevó al menos ponerse en su lugar, y suavizar su postura hacia él. La conclusión acá es que no tenemos porqué quedarnos con la impresión que recibimos de los demás y su entorno, hay que tratar de comprender porqué la gente actúa como actúa y qué los lleva a estar en la condición actual. b) Bestia, en su calidad de monstruo poderoso al borde de quedar hechizado para siempre, podría haber retenido a Bella como compañía aún sabiendo que si no lo amaba al menos ya no lo odiaría, pero le otorgó la libertad porque comprendió lo importante que su papá era para ella. Y es justamente ahí donde la vulnerabilidad humana de Bestia se completa y completa su redención: se pone en los zapatos de ella y deja cualquier rastro de egoísmo con tal de que ella se reúna con Maurice y sea feliz.
  3. La sociedad siempre querrá que seamos parte del montón, y nos intimidará hasta hacernos creer en cosas que ni siquiera analizamos. Tacharemos de locos a quienes tienen intereses diferentes y satanizaremos aquello que desconocemos y no entendemos -más aún si hay algún populista ignorante como Gastón con propaganda en medio-. El pueblo entero critica a Bella por su “peculiaridad” de ser una chica culta y lectora y no seguir los estándares de la provincia -en la versión animada incluso se criticaba fuertemente a Maurice por ser inventor-, y cuando el mismo Maurice busca ayuda para rescatar a Bella, el pueblo no hace más que reírse. Claro está que cuando tienen pruebas de la existencia de Bestia, lo más sencillo es agruparse para deshacerse de él, porque lo desconocido será una amenaza para nuestros estándares, siempre. No hay mayor novedad acá.
  4. La gratitud es la mejor de las cualidades y la que nos hace realmente valorar lo que tenemos y porqué lo tenemos. Un corazón agradecido de verdad no cae en compromisos; entiende, analiza, abraza y regresa a retribuir aquello que alguna vez recibió. Bella experimenta esto en dos ocasiones: al regresar a Maurice y al regresar al castillo.
  5. Más que un sentimiento, el amor es una decisión. Será trillado pero lo cierto es que es así. Los criados del palacio saben que para que el hechizo se rompa, Bestia debe enamorarse de Bella y Bella debe enamorarse genuinamente de Bestia, con todo el reto que significa reconocer y enamorarse de una figura así, pues una cosa es sentir, y otra cosa cosa caer en cuenta, aceptar y decidir. Bella decide -y lo expresa- tarde, por todo el fin dramático que necesita la historia, pero el punto es que decide.
Probablemente haya más insights en esta película, con mayor revelación en esta nueva versión, tal y como sucede con cualquier fábula literaria, pero rescato estos porque hoy, más que nunca, esas moralejas siguen vigentes con fuerza en nuestra realidad. Si ya la vieron, no olviden compartir en comentarios alguna otra conclusión o moraleja que hayan interpretado.



jueves, 16 de marzo de 2017

Comprensiones repentinas

No son epifanías, tan solo componen una lista de conclusiones aleatorias que destellaron en mi cabeza en los últimos días.


Desde hace un par semanas quiero escribir en mi diario de gratitud algunas cosas que he ido interiorizando recientemente; algunas con más sorpresa que otras, otras con más pensamiento racional, pero al fin de cuentas todas con mucha humildad y reflexión. Pero preferí dejarlas acá como un compromiso conmigo misma que no puedo volver a obviar.
  1. Soy una enamorada de la vida, y tan sólo el hecho de respirar profundo y ver la luz del sol me inspira poderosamente.
  2. Nunca he tenido un objetivo definido en la vida más que a) ser feliz, b) hacer feliz a quienes quiero, 3) hacer el bien y no inmiscuirme en lo que no tiene que ver conmigo.
  3. No sabía que en realidad podía llegar a motivar y a alentar a otras personas en momentos clave (aunque yo lo desconozca) con cosas tan sencillas como un buen post, un comentario en Facebook, una imagen en Instagram... A veces creo que más que poner cosas interesantes, el corazón y la intuición le dicen a uno: “ponelo, a alguien le servirá”.
  4. Hay algo en mí que emite confianza y cercanía en los demás, aún cuando no me lo proponga, y eso significa que estoy haciendo las cosas bien como persona.
  5. Tengo mil intereses en la vida, pero nos los puedo desarrollar todos porque cuando tomo uno, me apasiono y me sumerjo a profundidad…
  6. Necesito el poder reparador del silencio diario, en parte porque me ayuda a ordenarme, tener claridad y tranquilizarme, pero también porque aprovecho mejor mi tiempo.
  7. He aprendido a dejar de sobrepensar las cosas y a confiar más en mi análisis inmediato e intuición, y desde entonces me angustio menos.
  8. Con demasiada frecuencia la gente habla y critica por una necesidad de aprobación y superioridad, pero pocas veces realmente se detienen a pensar si lo que dicen o dicen aprobar tiene sentido y es concordante con sus convicciones.
  9. Pensar diferente o incluso no ser parte del montón a menudo trae incomodidades para uno mismo, pero si uno es valiente y leal consigo, crecerá en respeto propio y no hay mayor riqueza.
  10. La noche sana y supera casi todo. Al final del día solo hay que ver cómo podemos ser mejores a la mañana siguiente, descansar y poner todo en las manos de Dios con fe y esperanza.