La Mujer que lo Tiene Todo

En el blog anterior quise compartirles el Monólogo de una Mujer Moderna, una crítica bastante sarcástica, irónica y real de nuestra condición como mujeres liberadas. Pues bien, para dar un poco de continuidad al tema y no dejarlo solamente como una frustración sin tratamiento, hoy quiero comentar un poco un texto que se llama “La Mujer que lo Tiene Todo”, de Marcus Buckingham, y al que llegué luego de ver una serie de podcasts en Oprah.
Dice la periodista mexicana Adela Micha que en hoy día las mujeres debemos tenerlo todo: profesión, pareja, familia, hijos, imagen, éxito, etcétera, etcétera, etcétera. Todo gracias a la liberación femenina que inició hace unas décadas. Y esa búsqueda por obtenerlo todo y más nos está sacando de quicio y nos desgasta hasta hacernos sentir miserables. Por su parte, el inglés experto en temas laborales y de crecimiento personal explica que tenerlo todo NO significa tener todo lo que deseamos, a la misma vez, y todo el tiempo, sino darnos importancia a nosotras mismas, y así tener la satisfacción necesaria para encontrar el propósito en nuestra propia vida, y lograr cumplir nuestro rol como seres humanos (incluso propone realizar un test en línea para conocerlo en http://www.unamejorvidatest.com/). Y entonces es común que a partir de cierta edad, y luego de diferentes experiencias, empecemos a cuestionarnos si nos hemos preocupado por ser quienes queríamos ser, si logramos mantenernos como pensábamos, y si seremos capaces de ser felices y satisfechas a lo largo de lo queda de nuestra existencia. Claro, a menudo nos hayamos en una encrucijada donde descubrimos que aquello que teníamos o que anhelábamos simplemente se esfumó, aún sin saber por qué.
Marcus Buckingham en la sesión realizada
a 30 mujeres en el programa de Oprah
Así, la pregunta central es “¿Qué debemos cambiar cuando nuestro propósito se ha perdido?” En primera instancia, Buckingham dice que para realizar ese cambio requerimos de dos cosas: primero, FE para creer en él, y segundo VALOR para hacerlo posible. Y consolidar la fe y el valor se logra sólo si volcamos nuestra visión hacia nuestras propias fortalezas.
Resulta entonces que debemos entender que las fortalezas son aquellas cosas que nos fortalecen, que nos hacen sentir completas e importantes, aquello de lo cual tenemos completo dominio y control, y no necesariamente aquellas cosas que hacemos bien y que los demás nos dicen que somos buenísimas haciendo –porque a fin de cuentas, los demás sólo creen conocernos suficiente, pero la realidad es que sólo nosotras nos conocemos realmente bien, y sabemos cuáles son nuestras capacidades-. (Para empezar a trabajar en esto preguntate; ¿Conozco mis fortalezas? ¿Las aplico?) Por otra parte, según el experto, las debilidades –por redundante que suene- son aquellas cosas o acciones que me debilitan, no son las áreas en las que requiero mejora.
Otro punto que nos causa insatisfacción, aparte de no reconocer nuestras fortalezas, es la cantidad de elecciones que debemos hacer (qué papel cumplo, hago lo que me hace feliz, lo que me gusta o lo que me deja dinero, por ejemplo). Encaramos una amplia variedad de elecciones, y esto se convierte en un largo proceso de selección por la perfección, decidiendo qué hacemos, y luego dudando porqué lo hicimos, entonces surge la insatisfacción por la culpa o el remordimiento ante las alternativas tomadas y dejadas. Y no es que el tiempo no alcance para realizar todas nuestras decisiones; es que dividimos nuestra atención entre un sinfín de opciones a la vez. No nos especializamos en ser la persona que queremos ser, sino que nos entregamos en ser el ente multitarea para los demás.
Nota curiosa para Quien Quiere Ser Millonario: el nivel funcional de inteligencia de una persona baja 10 puntos cuando hace varias cosas a la vez, lo que equivale a perder una noche de sueño. Pero no sólo eso, sino que nos afecta también en la acumulación de grasa en el cuerpo. “Hacer más cosas en menos tiempo hace que trabajemos más despacio” ya que al tener más estrés hay mayor producción de cortisona y adrenalina, y a menudo la cortisona se aloja en el abdomen. Así que a priorizar intereses y esfuerzos.
A manera de conclusión, he seleccionado cinco postulados de los muchos que plantea Buckingham para nuestra reflexión y para que nos motiven a realizar los ajustes necesarios para lograr vivir la vida que queremos y tener todo lo que merecemos y deseamos:
  • Una vida plena no es lo que haces; es lo que sientes.
  • La plenitud tiene que ver con crecimiento y aprendizaje (sino te estancas).
  • No se trata de vivir el momento, sino de buscar el momento que nos haga sentir plenas.
  • Hay que darle importancia a los detalles, pues son intensos (y la intensidad es sinónimo de plenitud).
  • Hay que permitirse sentirse cansada, pero nunca abrumada y vacía.

Comentarios

  1. La página en la que dice que se puede accesar al test del libro LA MUJER QUE LO TIENE TODO no viene. dónde lo puedo encontrar?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amig@, muchas gracias por tu comentario.
      El link del test de la página en español se encuentra fuera de servicio. Por lo pronto y mientras habilitan ese enlace, te puedo recomendar que realices el que está en inglés en http://strengthscampus.com/page/find-your-strongest-life . He investigado brevemente para ver si se encuentra disponible n algún otro sitio, pero lamentablemente no encontré resultados. Espero que esta información te pueda ayudar en algo. :D

      Eliminar
  2. Muchas gracias Auxi, también le estaba buscando :) gracias por añadir el enlace.

    ResponderEliminar
  3. Con todo gusto Yoka! Ojalá te sirva. :D

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares