jueves, 7 de mayo de 2015

Felicidad en la gratitud



Este listado lo escribí hace ya varios años para un cumple, luego de un año particularmente difícil y retador emocionalmente. Yo pocas veces arrugo la cara cuando se vienen retos o pruebas de resistencia, pero esa vez la arruga casi se convierte en cicatriz... Como todo en la vida tiene que pasar y al final debemos seguir adelante, entonces decidí hacer una lista con las cosas buenas que llenaban mi vida de luz. Y da la casualidad que hoy, cuando la encuentro de nuevo, me doy cuenta de que casi todas se mantienen vigentes. 

Dicen los nuevos conocedores que la felicidad y la plenitud espiritual se obtienen cuando vivimos agradecidos por lo que tenemos, lo que somos y lo que podemos hacer (acá pueden encontrar esta presentación hermosa de David Steindl-Rast en un TED Talk como un ejemplo). Yo puedo asegurarles que ya sea que agradezcan en voz alta o por escrito, o que vivan con el corazón lleno, la gratitud nos lleva a ser conscientes de que no necesitamos tanto como creemos y que la felicidad se puede vivir hoy mismo si queremos. 

Así que acá va mi lista (o parte de ella más bien, pues está en continuo crecimiento): 

Hoy agradezco a Dios y a la vida...


  1. Por mi familia: todos esos corazoncitos tan hermosos que Dios decidió poner a mi lado para hacer mi existencia bella, amorosa y placentera.
  2. Por los amigos que tienen años a mi lado, y que aunque nos veamos poco son un apoyo incondicional y puro.
  3. Por las nuevas amistades: porque cada uno de ustedes me ha dado una nueva inspiración y visión a mi cotidianidad. ¡Me refrescan la existencia!
  4. Por las viejas amistades que se habían distanciado y reaparecieron. ¡Qué tesoro encontrarlos de nuevo y saber que son los mismos de nuestros años de fantasía!
  5. Por la gente tóxica que se alejó, porque supieron ver que su pesimismo y negatividad simplemente no eran compatibles conmigo.
  6. Por las experiencias que empezaron buenas, luego se volvieron amargas, y finalmente desaparecieron. Porque me dejaron crecimiento, sabiduría y experiencia para no volver a cometer los mismos errores de juicio, y porque, al superarlas, hoy me siento triunfadora.
  7. Por la gente que en algún momento me dio la espalda, porque aunque suene feo, me dieron un peldaño para avanzar en mi camino. Quisieron detenerme pero me empujaron hacia adelante.
  8. Por los retos asumidos y superados, porque con el miedo de intentarlos gané seguridad -aparte de algunas otras cosas-.
  9. Por el país en que vivo, con su burocracia y todo, porque me ha dado grandes oportunidades y beneficios en educación, salud, y calidad de vida.
  10. Por mis cinco sentidos, que siguen intactos y me permiten ver cada día -oscuro o soleado-, saborear antojos, oír sonidos maravillosos que me inyectan de energía, oler aromas que me mueven por dentro, y sentir el calor del sol y de la gente bella a m alrededor. Eso es disfrutar la vida!
  11. Por la música, que me deleita el espíritu, me llena de emociones y hace que cada célula se exprese a su ritmo. 
  12. Por los helados y los libros, porque me llenan de vicios y placeres.
  13. Porque a pesar de todo lo malo que surge cada día en el mundo y el entorno que nos envuelve, he logrado mantener mi optimismo y mi buena voluntad.
  14. Por el cariño que no ha desaparecido. ¡Tantas personas lindas que siguen aquí! ¡Eso es vitamina pura!



Ahora los invito a hacer su lista propia, de su puño y letra.

Y si no dieron clic en el enlace al TED Talk, este es un buen momento para hacerlo... 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada